Buscar
  • Enric Kahn

IMAGEN CON TEXTO Nº4

Cuando llegué a ese lugar, todo había cambiado. Sus gentes habían desaparecido.


Un pájaro se me acercó y me contó que se habían movido a parajes más frondosos en busca de nuevas formas de resistir al embate del calor del Sol, con la esperanza de encontrar nuevos territorios en los que asentarse.


Aquellas personas que juraban a los dioses “yo siempre amaré mi tierra”, solo amaban la riqueza que de ella manaba. No querían los bosques exuberantes, sino sus frutos exquisitos. Pasaba lo mismo con los animales “libres” que pasturaban por los hermosos prados, ya que no eran más que el alimento de un pueblo hambriento.

Todxs parecían felices, muy felices, demasiado, pero tan solo era un falso reflejo de tranquilidad. En momentos de calma, todo el mundo parece feliz. En cambio, en la tormenta, la delicada felicidad se vuelve cobarde y egoísta.


No creo que, como ellos decían, esa tierra estuviera maldita; simplemente, creo que estaba en las manos de la gente equivocada.



*Fotografía de Alma Gómez

POEMAS KAHN

@Poemas_kahn

enric_kahn@outlook.com